El infierno de ser un niño en Gaza

El infierno de ser un niño en Gaza

Los menores palestinos sufren las secuelas de la guerra en la Franja. Al menos 66 han muerto durante los últimos ataques

Muchos no habían nacido hace siete años, cuando se produjo el último de los conflictos recientes en la franja de Gaza. Ahora ya forman parte de una memoria colectiva del sufrimiento. “Si hay un infierno en la tierra, está en la vida de los niños en Gaza”, clamaba el secretario general de la ONU, António Guterres, el jueves, poco antes de que entrara el vigor el alto el fuego entre Israel y las milicias de la Franja tras 11 días de hostilidades. Una cuarta parte de los 243 palestinos muertos en los bombardeos son menores, pero todos ellos han sufrido el impacto directo en sus vidas de la mayor conflagración desde 2014, una guerra corta e intensa en la que ya nadie recuerda el nombre de la operación militar que la desató.

“Los niños ya no quieren ir solos al baño. Tienen miedo de todo”, relata Ignacio Casares, de 56 años, jefe de la misión del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en Gaza. “Mis colaboradores locales me explican que por la noche dudan si dormir con todos sus hijos juntos, para morir de una vez en el mismo ataque, o separados en grupos, para que al menos una parte de la familia se salve”, explica este coronel del Ejército en excedencia, curtido en Bosnia y Afganistán, y que desde hace ocho años trabaja para el CICR en destinos como Yemen o Irak.

Es prácticamente el único español no residente permanente en la Franja que ha vivido desde dentro la conflagración y cuya misión en la zona iba a concluir el pasado día 10, cuando empezaron a caer las bombas israelíes tras el disparo de cohetes gazatíes hacia Jerusalén. Tres días después tuvo que desalojar a la carrera su oficina en la capital del enclave tras recibir el aviso israelí del bombardeo que derribó la cercana torre Al Shoruk —”allí me habían hecho una entrevista de despedida pocos días antes”, recuerda—, sede de los principales medios de comunicación palestinos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *